Com a treballadores i treballadors cristians afirmem la dignitat inalienable de les persones i de la classe obrera de tot el món. En aquest camí de recerca de propostes i solucions dignes de la condició humana, volem estendre la mà a tothom des de la nostra opció pels empobrits. Ho volem fer amb la responsabilitat i l’esperança que troben el fonament en Déu i en les persones, dues causes que no es poden separar mai per a qui seguim a Jesucrist.

dissabte, 30 de maig de 2020

ANTE EL CIERRE DE LA NISSAN - TESTIMONIO DE UN TRABAJADOR AFECTADO

Hoy el alma se nos ha caído al suelo cuando la empresa, después de chantajearnos durante meses, nos han anunciado el cierre de nuestros puestos de trabajo. Después de dejarnos la piel durante tantos años, de congelaciones salariales, de recortes de derechos, de trabajadores despedidos, hoy nos pagan con una traición.

He ido contemplando como poco a poco les cambiaba el semblante a mis compañeros, de la esperanza al dolor y más tarde a la rabia. Siempre creímos sus mentiras, aceptamos los sacrificios que nos pidieron y su pago fueron 30 monedas de plata.

Con la mirada fría, como la de un verdugo, ni ha pestañeado, ni tan siquiera ha pensado en las 25.000 familias que hay detrás, sólo les ha importado sus beneficios.

Me suena el móvil y con voz alterada, mi hija me dice que el abuelo (al cual tuvimos que sacar de la residencia deprisa y corriendo porque se nos moría con covid19 y al cual mi ángel de la guarda, mi mujer, no dudó en encerrarse con él, arriesgando su propia vida), está pegando a Lorena, su cuidadora, ataques de la demencia. Así que tengo que dejar a mis compañeros quemando neumáticos, al grito de “si esto no se arregla, guerra, guerra, guerra“, a toda prisa.

Por el camino de vuelta a casa, es cuando recuerdo tus palabras de hace un año aproximadamente. Al igual que ya hiciste con Simón, me preguntaste:

- Jorge, ¿tú me amas?
- Con todo mi corazón, Señor.
- Pues se fuerte ¿podrás?
- Y yo, todo valiente… lo que me eches.

Cuántas veces me creí un apóstol, un discípulo ejemplar, tonto de mí, iluso. Vanidoso. En estos dos meses, no te mentiré, he sufrido, he llorado y he padecido, hasta que, perdido, me volviste a preguntar:

          - ¿no decías que me amabas? Pues confía en mí.

¡¡¡Cuánto me pesa mi cruz!!! Y me acordé de ti, en el Gólgota, llevabas no una cruz, llevabas todas nuestras cruces. Cristo nos invitó a coger la cruz y a seguirle, no a tener miedo a la vida y tumbarnos a esperar. Cuando caemos, nos levantamos, pedimos perdón y corregimos nuestro rumbo.

Señor, quiero lo que tú quieras, cojo mi cruz y te sigo… que dulce es ahora. Para nosotros los cristianos obreros, la vida no es para sentarse y esperar a que Dios nos solucione todo el problema con milagros, sino empezar a hacerlo ya nosotros… luchando.

Paz en Cristo


Jorge Pérez
Militante de la ACO-Acción Católica Obrera
28 de mayo de 2020


divendres, 29 de maig de 2020

COMUNICAT DAVANT DEL TANCAMENT DE LA NISSAN A CATALUNYA - PASTORAL OBRERA DE CATALUNYA

 









Davant del tancament de les fàbriques de la NISSAN a Catalunya que deixa al carrer a 4.000 treballadores i treballadors directes i afecta gravíssimament a 21.000 d’indirectes.

Com a moviments i col·lectius de treballadores i treballadors cristians volem:
  • expressar la nostra indignació i rebuig a aquest tancament, fruit de l’especulació i la manipulació que fan aquestes empreses multinacionals, que estan potenciant aquest capitalisme sense entranyes, amb l’únic objectiu del seu guany i benefici al preu que sigui, sense tenir en compte el bé social, als treballadors i treballadores ni les seves famílies.
  • constatar la feblesa dels nostres governs, que no han lluitat tot el que calia al costat dels treballadors/es per trobar una alternativa a aquesta agressió del capital al món del treball del nostre país.
  • compartir amb vosaltres el testimoni del Jorge Pérez, un militant obrer cristià de l’ACO (Acció Catòlica Obrera), treballador de la NISSAN. Creiem que les seves paraules reflecteixen la realitat que estan vivint aquests milers de companyes i companys nostres: el dolor, el patiment, la frustració i la indignació  pel tracte rebut, de part de l’empresa, amb els seus directius i accionistes. Alhora que expressa la seva fe en Jesucrist i la força que dona el sentir-se estimat per Ell. (Enllaç al testimoni d’en Jorge Pérez, un treballador afectat)

                            
Fem nostres les paraules del Papa Francesc el Primer de Maig d’enguany:
Tota injustícia que es comet contra una persona que treballa és una agressió a la dignitat humana, àdhuc a la dignitat del qui comet la injustícia: s’abaixa el nivell i s’acaba en la tensió de dictador-esclau. En canvi, la vocació que Déu ens dona és molt bella: crear, re-crear, treballar. Però això només pot fer-se quan les condicions són justes i es respecta la dignitat de la persona.

Per això volem:
  • fer un gran crit de Solidaritat amb totes i tots els treballadors/es de la NISSAN: els hi donem el nostre suport, perquè la seva lluita és la nostra.
  • invitar a participar en les accions i manifestacions que facin els treballadors/es.
  • cridar a col·laborar econòmicament a la caixa de resistència que tenen per poder fer front a aquesta lluita, ells i les seves famílies.  El nº de compte d’aquesta caixa de resistència és: ES21 0049 1944 2623 1003 0440.

Moviments i Col·lectius Obrers Cristians de Catalunya i Balears: ACO, GOAC, JOC i MIJAC, Capellans Obrers, Religioses/os en barris obrers i populars i Delegacions de Pastoral Obrera de les diòcesis de Catalunya


------ Castellano------

COMUNICADO ANTE EL CIERRE DE LA NISSAN EN CATALUNYA


Ante el cierre de las fábricas de la NISSAN en Cataluña que deja en la calle a 4.000 trabajadoras y trabajadores directos y afecta gravísimamente a 21.000 indirectos.


Como movimientos y colectivos de trabajadoras y trabajadores cristianos queremos:
  • expresar nuestra indignación y rechazo a este cierre, fruto de la especulación y la manipulación que hacen estas empresas multinacionales, que están potenciando este capitalismo sin entrañas, con el único objetivo de su ganancia y beneficio al precio que sea, sin tener en cuenta el bien social, los trabajadores y trabajadoras ni sus familias.
  • constatar la debilidad de nuestros gobiernos, que no han luchado todo lo necesario junto a los trabajadores/as para encontrar una alternativa a esta agresión del capital en el mundo del trabajo de nuestro país.
  • compartir con vosotros el testimonio de Jorge Pérez, un militante obrero cristiano de ACO (Acción Católica Obrera), trabajador de la NISSAN. Creemos que sus palabras reflejan la realidad que están viviendo estos miles de compañeras y compañeros nuestros: el dolor, el sufrimiento, la frustración y la indignación por el trato recibido, de parte de la empresa, con sus directivos y accionistas. A la vez que expresa su fe en Jesucristo y la fuerza que da el sentirse amado por Él. (Enlace al testimonio de Jorge Pérez, un trabajador afectado).

Hacemos nuestras las palabras del Papa Francisco el Primero de Mayo de este año:

Toda injusticia que se comete contra una persona que trabaja es una agresión a la dignidad humana, incluso a la dignidad del que comete la injusticia: se baja el nivel y termina en la tensión de dictador-esclavo. En cambio, la vocación que Dios nos da es muy hermosa: crear, re-crear, trabajar. Pero esto sólo puede hacerse cuando las condiciones son justas y se respeta la dignidad de la persona.


Por eso queremos:
  • hacer una llamada a la Solidaridad con todas y todos los trabajadores/as de la NISSAN: les damos nuestro apoyo, porque su lucha es nuestra.
  • invitar a participar en las acciones y manifestaciones que realicen los trabajadores/as.
  • llamar a colaborar económicamente en la caja de resistencia que tienen para poder hacer frente a esta lucha, ellos y sus familias. El nº de cuenta de esta caja de resistencia es:
  • ES21 0049 1944 2623 1003 0440.

Movimientos y Colectivos Obreros Cristianos de Cataluña y Baleares: ACO, GOAC, JOC y MIJAC, Curas Obreros, Religiosas/os en barrios obreros y populares y Delegaciones de Pastoral Obrera de las diócesis de Cataluña



divendres, 1 de maig de 2020

MANIFIESTO 1 de MAYO DE LA INICIATIVA ILGESIA POR EL TRABAJO DECENTE


#1Mayo2020 | Manifiesto de la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente


Ante el 1º de Mayo de 2020, Día Internacional del Trabajo, extraordinariamente marcado por la crisis de la pandemia, las organizaciones promotoras de la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD) unimos nuestras voces y fuerzas, en esta celebración del trabajo y de san José obrero, para reafirmar que el trabajo es para la vida, que debe garantizarse unas condiciones laborales que protejan la integridad física y psíquica de la persona, y favorezca su protección socialesenciales para una vida digna.
No nos cabe duda de que la crisis laboral y económica provocada por la pandemia de la COVID-19, hubiera tenido un menor impacto, sin la indecente precariedad laboral, ese “virus” que caracteriza el sistema de relaciones laborales, que lesiona los derechos de las personas trabajadoras y de sus familias; si la sanidad y el conjunto de políticas sociales hubieran contado con los recursos que necesitan y que fueron recortados como consecuencia de la anterior crisis financiera.
Los empleos más precarizados, como son los de personas trabajadoras del hogar y de cuidados, de la agricultura, de establecimientos de alimentación o repartidoras, que hasta el momento han estado invisibilizados y no han tenido un justo reconocimiento laboral y social, son los que en este momento de crisis sanitaria, que supone la paralización del sistema productivo y económico, se han «descubierto» como esenciales para la sostenibilidad de la vida, para garantizar el bienestar de todas las personas y que no nos falten alimentos y cuidados durante el periodo de cuarentena. Pero continúan ejerciendo sus funciones en condiciones precarias y en la mayoría de los casos sin la protección adecuada. Amplificamos nuestro aplauso, también para estas realidades.
«Tenemos unos sueldos muy bajos, sin derecho a paro, no estamos protegidas, por nada ni por nadie. ¿Por qué no tengo yo derecho a cobrar paro como una cajera que trabaja en el supermercado, una panadera, un repartidor?… si mi trabajo es tan digno como el de ellos… no sé por qué las leyes están así, no sé por qué nos miran así, es que parecemos la clase baja del universo…» Rosario, empleada de hogar en Albacete.
A ello se unen el drama del desempleo registrado, que, junto al estructural, son la punta del iceberg de una crisis del empleo mucho mayor; que no computa los trabajos no reconocidos, ni el empleo suspendido por expedientes de regulación temporal. El empleo que en primer lugar se ha destruido es el más débil, el que carece de redes de protección social. Por ello, a todas las personas que verán reducidos sus ingresos, incluso hasta límites que no garanticen el mínimo para vivir dignamente, se suman las que no cuentan con ningún tipo de protección.
Hacemos un llamamiento para que se articulen e impulsen todas las medidas necesarias evitando que esto vuelva a pasar, y para apoyar y cuidar a las personas más afectadas, especialmente a quienes están en la calle, sin techo y las que nunca reúnen los requisitos para percibir alguna renta mínima. ITD, constituida por instituciones que acompañan a las víctimas de la precariedad, exigimos construir una red de protección social para quienes han perdido empleo, salario y derechos, para que nadie se quede atrás.
Necesitamos superar planteamientos individualistas y comprometernos solidariamente con la comunidad y el bien común. Valoramos el compromiso de la ciudadanía y el de tantas empresas, y subrayamos que son las Administraciones Públicas las garantes últimas del bien común de nuestra sociedad.
Desde estas constataciones, reclamamos:
  • El reconocimiento de un ingreso mínimo garantizado en un programa articulado que integre las políticas sociales en España.
  • El derecho a la prestación por desempleo para las personas empleadas de hogar, así como el reconocimiento social del trabajo de hogar y de cuidados.
  • La regularización extraordinaria y urgente de los trabajadores y las trabajadoras “sin papeles” y descartados de los derechos de ciudadanía.
  • Un pacto de Estado, entre toda la sociedad y sus instituciones que, entre otras cuestiones, apueste por la centralidad de la persona y el trabajo decente, piedra angular sobre lo que se sostiene todo lo demás.
  • El fortalecimiento del pilar de los derechos sociales en Europa.
Como entidades de la Iglesia sensibles y comprometidas con la realidad en el mundo obrero y del trabajo, en este 1º de Mayo y de san José obrero invitamos a las comunidades cristianas a unirnos, desde la distancia física obligatoria, desde nuestras casas, en la celebración y la oración. Os invitamos a participar con creatividad en aquellas acciones que puedan hacer visible la necesidad de un trabajo decente acorde con la dignidad humana.